miércoles, 7 de diciembre de 2011

Panda Cake Pops


Hogar dulce hogar como lo echo de menos.. Cuando vuelvo a "casa" todo es distinto pero el tiempo pasa tan rápido cuando estás tan a gustito.. Allí no me cuesta nada ponerme y pasarme horas haciendo, por ejemplo, estos ositos y ositas.. La verdad es que fue un poco más laborioso de lo que esperaba, pero con un poco de paciencia salió.


Tras el éxito en casa de las mariquitas tenía que repetirlas y por variar un poquito cambié el modelo, esta vez han sido ositos panda. La idea también la saqué del libro de Cake Pops de Bakerella.


Hubo algún problemilla que me obligó a improvisar, como por ejemplo el rotulador negro se estropeó y no pude pintar las manchas de los ojos ni las boquitas.. Tuve que sustituirlo por Candy Melts negros y no se pudo hacer tan preciso pero bueno.


Para hacer Panda Cake Pops se necesita; para unos 15:
  • 200 gr de bizcocho, yo usé el mismo que para las mariquitas. La receta la podéis ver aquí.
  • 100 gr de nocilla
  • 30 m&m negros
  • 30 confetis blancos, yo no tenía..
  • 15 corazones de azúcar: negros para los ositos, rosas para las ositas
  • rotulador comestible negro
  • Candy Melts blancos
  • Candy Melts negros (porque se me estropeó el rotulador negro)
  • 15 palitos de piruleta
  • Para el lacito de cada osita: dos corazones de azúcar rosa y un confeti rosa
1. Hacer migas el bizcocho, después añadirle la nocilla y mezclarlo bien.

2. Con la masa obtenida se hacen bolitas de unos 20 gr cada una y se van colocando en una bandeja.

3. Cubrir las bolitas con film transparente y guardar en el congelador unos 15 minutos.

4. Fundir los Candy Melts blancos, se puede hacer al baño María o en el microondas. Una vez fundidos deben estar fluidos, yo le añadí un poco de aceite de girasol (poco a poco) y lo fui removiendo hasta que tenía la textura adecuada.

5. Introducir la punta de un palito de piruleta en los Candy Melts fundidos y clavarlo en una de las bolitas. Más o menos hasta la mitad, si se mete demasiado se puede romper y si es poco con el peso también se puede romper. Luego se clavan en un corcho para que seque. Seguir con el resto de las bolitas.

6. Coger uno de los chupa-chus de bizcocho y sumergirlo en los Candy Melts fundidos, ir dando toques mientras se dan vueltas para que vaya soltando el exceso.

Por si hubiera alguna duda os recomiendo echar un vistazo a este video de Bakerella, aunque está en inglés se puede ver como lo va haciendo ella ya que una imagen vale más que mil palabras...


7. Para comenzar a decorar (tiene que estar bien seca la cobertura de Candy Melts) empecé pegando la nariz para ello con un palillo pongo un poco de Candy Melts fundidos en un lado de un corazón y lo pego más o menos en el centro. Yo hice la mitad ositos pegando un corazón de azúcar negro (como no tenía pinté corazones de colores de negro con un rotulador negro comestible) y la otra mitad ositas con corazones de azúcar rosas.

8. Las manchas de los ojos y la boca los hice con Candy Melts negros fundidos con la ayuda de un palillo y muchísima paciencia. Esto fue porque el rotulador negro se me acabó entre pintar corazones de azúcar y los m&m (que no encontré de color negro).

9. Los ojos son confeti de azúcar blanco, los pegué de forma similar a las narices. Mis confetis en realidad eran amarillos porque en el bote que tenía en casa no había blancos, así que les puse un poco de Candy Melt blanco por encima. La pupila la pinté con un palillo mojado en Candy Melts negros fundido.

10. Las orejas son m&m, como no había negros pinté los de color marrón con rotulador negro comestible. Hay que cortar con un cuchillo más o menos 1/3. Para pegarlos les puse en el corte un poco de Candy Melts blancos fundidos con la ayuda de un palillo.

11. Para las ositas les pegué un lacito rosa entre el ojo de la derecha y la oreja. Para ello pegué dos corazones de azúcar rosa de forma opuesta de forma similar a las narices y un confeti de azúcar del mismo color justo donde se unen los corazones.


sábado, 3 de diciembre de 2011

Profiteroles de nata y chocolate


El domingo pasado quería dar una sorpresilla con el postre y mientras preparaba la comida pensaba, ¿qué puedo hacer? El problema no era la falta de ideas sino que tenía demasiadas, hay tantas cosas que quiero hacer.. Al final me decidí por los profiteroles, el siguiente reto era pensar como decorarlos y tanto lo pensé que al final se me echaba el tiempo encima así que me tuve que ir a lo fácil: rellenos de nata y cubiertos de chocolate.


Para hacer la masa de los profiteroles (masa choux, me salieron siete) se necesita:
  • 20 gr de mantequilla
  • 66 ml de agua, yo lo pesé con la báscula son 66 gr
  • 33 gr de harina
  • 1 huevo

1. Calentar en un cacito el agua con la mantequilla, hasta que la mantequilla se derrita y la mezcla hierva bien por toda la superficie.

2. Cuando hierva bien se aparta del fuego y se echa encima toda la harina de golpe. A continuación se le da vueltas con una cuchara de madera para que se mezcle todo.

3. Se vuelve a poner al fuego y se continua dando vueltas hasta que espese bien y la mezcla se despegue a las paredes del cazo.

4. Poner la mezcla del cazo en un recipiente limpio y dejar enfriar un poco.

5. Mientras batir el huevo un poquito. De que haya enfriado algo (no tiene que estar frío yo lo dejé unos 10 minutos) se va añadiendo un poquito de huevo y se le da vueltas con la cuchara de madera hasta que se integre bien. Se añade otro poquito de huevo y se hace lo mismo; y así hasta que se termina el huevo.

6. Se coloca la masa en la manga (yo usé una bolsa y le corté una punta) y se hacen montoncitos sobre una bandeja para el horno (recomiendo poner papel de hornear encima de la bandeja para evitar que se pegue). Hay que tener en cuenta que crecen bastante así que no hay que ponerlos muy juntos.

7. Se introducen en el horno a 170ºC (que debemos tener precalentado) durante 20 minutos.

8. Una vez pasados los 20 minutos, cuando estén hechos los profiteroles se apaga el horno pero no se sacan ni se abre la puerta. Los dejaremos en el horno apagado unos 15 minutos (sino corremos el riesgo de que se bajen). Después de sacan del horno y dejan enfriar bien.



Para rellenarlos he usado:
  • 200 ml de nata para montar
  • azúcar al gusto.

1. Cuando los profiteroles estén fríos se abren a la mitad, por dentro estarán huecos.

2. Montar la nata con el azúcar.

3. Rellenar con la nata con la ayuda de la manga. Yo por no sacarla lo hice con la ayuda de una cucharilla de postre.




Para la cobertura he usado:
  • 50 gr de chocolate
  • un poquito (muy poco) de mantequilla

1. Se funde al baño María el chocolate con la mantequilla.

2. Con una cucharilla de postre se le va poniendo por encima de los profiteroles.

3. Se guardan en la nevera hasta que se vayan a comer..


lunes, 28 de noviembre de 2011

Petit Suisse de Naranja


He tenido unos días que da igual lo que hiciera y el empeño que pusiera que todo me salía mal, al final se me quitaban las ganas de hacer nada. Yo creo que todo el mundo tiene de esos días.. Por suerte ahora parece que lo he superado, aunque alguna cosilla sigue saliendo del revés pero nada grave. Por eso en estos días no he hecho nada nuevo, ni siquiera he tenido tiempo para visitar otros blogs con todos mis desaguisados. Además hoy me he llevado una sorpresa al ver que ya tengo mi primera seguidora en Facebook, y yo que no lo había visto antes por la falta de tiempo..


Hacía algún tiempo que había visto recetas de Petit Suisse y el otro día me animé con ellas, esta ha sido la primera cosa que me ha salido bien en una temporadita. La textura no es la misma pero estos también están buenos.


Para hacer seis raciones de Petit Suisse de naranja (yo la mía no me la pude terminar, creo que son demasiado grandes) se necesita:

  • 200 gr de queso tipo Philadelphia
  • 1 sobre de gelatina neutra (o 6 hojas de gelatina)
  • 60 gr de azúcar
  • 1/2 litro de zumo de naranja (en mi caso fue el zumo de cinco naranjas)
  • 200 ml de nata

1. Se pone en remojo con un poco de agua fría la gelatina para que se hidrate.

2. Se pone a calentar el zumo de naranja hasta que hierva. Se aparta del fuego y se añade la gelatina removiendo hasta que se disuelva completamente.

3. Añadir el resto de ingredientes y batir con la batidora hasta que estén todos bien integrados.

4. Repartir entre seis recipientes y guardar en la nevera hasta que cuaje. Lo mejor es hacerlos el día antes.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Tarta de piruletas


Cuando vi la Tarta de piruletas en el blog de Kanela y Limón me gustó mucho su idea y quería probarla.

Hace un par de meses sorprendieron a unas amigas con esta tarta para celebrar su cumpleaños, así fue como la probé y me gustó mucho; en ese momento sabía que más pronto que tarde la tenía que hacer.

Este fin de semana estando en mi pueblo, entre magosto y magosto (como me encantan las castañas asadas) estaba pensando en hacer algo y ha vuelto a mi cabecita esta tarta. Me puse a revisar los ingredientes y tenía más o menos de todo: las piruletas ya hacía tiempo que las había comprado y las tenía reservadas para la tarta; no había yogur griego pero pensé que también le iría bien un yogur de fresa; el resto de ingredientes los tenía menos el licor de piruletas. 

El licor de piruleta lo había comprado en junio cuando se publicó la receta pero estaba en Madrid (me quedaba un poco lejos para ir a buscarlo) así que pensé en usar la mezcla que uso yo para hacer mis propios chupitos de piruleta: Amaretto de Rives con Granadina, lo hago a ojo más o menos mitad de cada uno; si se quiere se puede añadir un chorrito de ron, vodka o cualquier licor para darle un toque. Aunque no hay niños en casa, lo he dejado sin alcohol.

Por último le he añadido un par de claras de huevo montadas a punto de nieve para cambiarle un poco la textura y así probarla de otra manera.


Para hacer esta tarta de piruleta he usado:
  • 100 gr de galletas
  • 50 gr de mantequilla
  • 6 hojas de gelatina neutra
  • 1 yogur de fresa
  • 70 gr de azúcar
  • 6 piruletas
  • 50 ml de agua
  • 50 ml de Amaretto
  • 50 ml de granadina
  • 400 ml de nata para montar
  • 2 claras de huevo
1. Poner en remojo con agua fría las hojas de gelatina para que se hidraten.

2. Forrar el fondo de un molde desmoldable, el que yo he usado era de 24 cm. Moler las galletas y derretir la mantequilla para mezclarla con las galletas. Con esta pasta se forra el fondo del molde y se guarda en la nevera.

3. En un cazo se pone el agua y las piruletas sin el palo (para quitarselo metí dentro de una bolsa les di unos golpes con un martillo). Calentarlo hasta que se derritan las piruletas.

4. Una vez derretidas las piruletas se añade la gelatina bien escurrida que estaba en remojo y se remueve bien hasta que se disuelva completamente.

5. Se mezcla el yogur, el azúcar, el Amaretto y la granadina con la batidora para que quede todo bien integrado.

6. A la mezcla del yogur le añadimos la gelatina con las piruletas derretidas y se mezcla bien con la batidora.

7. Se monta la nata y se va añadiendo poco a poco con movimientos envolventes (yo usé el batidor manual) a la mezcla anterior.

8. Se montan las claras a punto de nieve y se añaden también poco a poco a la mezcla con movimientos envolventes (usando el batidor manual).

9. Se vierte la crema sobre la base de galletas en el molde y se deja cuajar bien. Es mejor hacerla el día antes.


Para decorarla, monté 200 ml de nata con azúcar y lo teñí un poco con colorante rojo para extenderlo sobre la tarta. Encima le coloqué unos corazones de azúcar.

domingo, 30 de octubre de 2011

Rosas de Caramelos Masticables


Hace tiempo una amiga me habló de las tartas de fondant, fue así como descubrí esas maravillas. Son preciosas, admiro cada una de esas tartas, cupcakes, galletas, ..  que he visto.

De momento sólo hay una cosa que me echa para atrás y es que según me han dicho el sabor del fondant no es muy bueno. Nunca lo he probado así que no puedo decir mi opinión, pero hasta ahora a la gente que conozco y que lo ha probado no le gusta.

Por eso estoy buscando sustitutos al fondant.. Estaba pensando en probar con el chocolate plástico, pero el otro día vi en el blog de Pasteles de colores que se pueden hacer rosas con caramelos masticables. Así que pensé que antes de probar con el chocolate plástico sería buena idea probar a ver que tal se me daba e ir practicando.


Son las dos primeras rosas que hago, así que espero poder ir mejorándolas poquito a poco.


Como estaba yo sóla he hecho lo que he podido con las fotos del paso a paso.. Los ingredientes son simplemente caramelos masticables (los que son tipo Sugus), si los caramelos están muy duros hay que calentarlos un poco en las manos para que se les pueda ir dando forma.

1. Para la base de la rosa se hace una bolita y se va deformando poco a poco de forma que se parezca a un cono.

2. Para los pétalos se estira todo lo posible un poco de caramelo, incluso una vez estirada la voy aplastando aún más con los dedos, mejor cuánto más fino nos quede. Una vez estirada se recortan diez círculos, yo me ayudé con una boca de la manga.


3. Comenzamos a construir la rosa: se enrolla uno de los círculos en el cono, después de enrolla otro círculo justo enfrente del otro círculo.


4. En la siguiente fila usé tres círculos. Los superpongo un poquito entre ellos y se ponen alrededor de la rosa. Se doblan un poquito los extremos hacia afuera dando una forma similar a los pétalos de una rosa.


5. La última fila es parecida a la anterior pero con cinco círculos. Y con esta fila se habría terminado la rosa.


Con estas rosas de caramelo podemos decorar tartas, cupcakes o lo que se nos ocurra.

En este caso los caramelos ya tenían algo de color, pero si no es así también se pueden usar colorantes para teñirlos.

domingo, 23 de octubre de 2011

Tarta de queso y naranja


En casa solemos ser como mucho tres y cuando hago una tarta solemos tener tarta para varios días, al final acabamos hartos de la tarta. Esto es un problema porque a veces se estropea algo y me da muchísima pena. Para evitar esto me he comprado un par de mini-moldes uno redondo y otro en forma de corazón.

Esta vez he estrenado el molde redondo, para que os hagais una idea tiene un diámetro de 11,5 cm y tiene 4,5 cm de alto, con esta tarta de queso y naranja que es bastante rápida.



Para la base he usado:
  • 50 gr de galletas (tipo Maria)
  • 25 gr de mantequilla
1. Se muelen las galletas.

2. Se derrite la mantequilla y se añade a las galletas molidas.

3. Con la pasta obtenida se forra el fondo del molde y se guarda en la nevera.


Para hacer el relleno de la tarta, se necesita:
  • 2 naranjas
  • 25 gr de azúcar
  • 70 gr de queso tipo Philadelphia
  • 25 ml de leche
  • 3 hojas de gelatina neutra
1. Se ponen las hojas de gelatina a remojo en agua fría.

2. Mientras, se hace zumo con las dos naranjas y se mezcla con el queso y el azúcar con la batidora hasta que no queden grumos.

3. Después ponemos a calentar la leche, una vez caliente se disuelve en ella la gelatina (la gelatina deberá estar a remojo al menos cinco minutos). Una vez esté bien disuelta la gelatina se vierte sobre la mezcla anterior y se vuele a batir para que se mezcle.

4. Se vierte la crema en el molde y se mete a la nevera.

Antes de continuar hay que dejar que cuaje la tarta bien.


Para hacer la cobertura:
  • 1/4 sobre de gelatina de naranja
  • 125 ml de agua
1. Hervir la mitad del agua.

2. Verter el agua hirviendo sobre la gelatina y disolverla bien.

3. Añadir el resto del agua fría.

4. Esperar a que enfríe y verterla sobre la tarta. Si se vierte demasiado caliente se derretirá parte de la tarta.

jueves, 13 de octubre de 2011

Mariquitas - Cake Bite


Ya hacía algún tiempo que tenía "fichados" a los Cake Pops, sólo me faltaba un empujoncito.. y ese empujoncito llegó hace unos días. Una amiga, a la que le quiero dedicar este post, me regaló el libro de Cake Pops de Bakerella que me envió por correo; el jueves tenía el aviso para ir a recogerlo y se me hizo muy duro tener que esperar al día siguiente para poder ir a recoger mi regalito.. En cuanto tuve el libro en mis manos no podía dejar de mirarlo, ¡qué ilusión me hizo!! El libro es este:


Ahora que no había excusa después de mirarlo mil veces cada vez era más díficil decidir por cual empezar. Así que al final conseguí dudar entre tres, con una lista de lo que necesitaba para cada tipo pre-seleccionado fui a la tienda más cercana. Allí decidí que me quedaba con las mariquitas, más que otra cosa porque no había muchos colores de Candy Melts disponibles. Aunque no conseguí todo lo que necesitaba, sobre todo el rotulador negro comestible que estaba agotado y la dependienta me dijo que era díficil de conseguir porque según llegaban se agotaban enseguida, decidí improvisar un poco.


Además he visto el concurso del blog "La Cocina de Morenisa" y me gustaría participar con esta receta en el "Concurso de Recetas Divertidas para Nuestros Peques, en la cocina de Morenisa":



Así que con todo el material reunido me fui a mi pueblo a pasar el fin de semana y allí me puse manos a la obra.

Para empezar es necesario un bizcocho. Se puede hacer, se puede comprar, se puede aprovechar uno que lleve algún día hecho antes de que se estropee, ..


Yo hice un bizcocho de chocolate que venía en el libro, para hacerlo se necesita:
  • 2,5 tazas de harina (280 gramos)
  • 1 taza de cacao en polvo (125 gramos)
  • 3 cucharaditas de levadura en polvo
  • 225 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 tazas de azúcar (450 gramos)
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 1,5 tazas de leche (365 gramos)

1. Poner a precalentar el horno a 175ºC. Ir preparando un molde para el bizcocho, yo lo forré con papel de hornear.

2. Mezclar la harina, el cacao y la levadura en un bol y reservarlo para usarlo posteriormente.

3. Con las varillas de la batidora mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que esté bien cremoso. Se necesitarán unos cinco minutos, es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente y blandita.

4. Añadir a la mezcla de la mantequilla uno de los huevos y continuar mezclando con las varillas hasta que esté bien integrado. Continuar del mismo modo con cada uno de los huevos restantes.

5. Continuar añadiendo la tercera parte de la mezcla de harina tamizada, mezclar bien. Después añadir la mitad de la leche, mezclándolo bien. Continuar de forma similar con otro tercio de la mezcla de harina, la segunda mitad de la leche y finalmente el último tercio de la mezcla de harina.

6. Verter la masa obtenida en el molde y hornear durante unos 50 minutos (aunque en el libro pone entre 35-40 minutos, dependerá del horno).


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una vez el bizcocho esté hecho es necesario dejarlo enfriar completamente, lo mejor sería hacerlo el día antes.

Para hacer unas 20 mariquitas usé:
  • 400 gramos del bizcocho anterior (sobró más de la mitad que usamos para desayunar)
  • 200 gramos de nocilla negra
  • Candy Melts de color rojo
  • Candy Melts de color negro (sería mejor un rotulador negro comestible pero no lo he conseguido)
  • Bolitas de chocolate blanco
  • Aceite de girasol (u otro aceite de origen vegetal)

1. Con el bizcocho bien frío lo deshice en miguitas completamente con la ayuda de un tenedor.


2. Depués añadí la nocilla mezclándolo todo bien.


3. Para hacer la forma de la mariquita (media esfera) usé la "tablespoon" de medir para ello cogí un poco de film transparente y lo puse en la cuchara medidora; añadí masa hasta llenarlo. Después tiro del film para sacarlo y lo coloco en una bandeja.


4. Con los cuerpos preparados y colocados en la bandeja, cubrirlos con film transparente y colocarlos en el congelador durante unos 15 minutos.

5. Mientras derretir los Candy Melts rojos en el microondas. A potencia baja (yo lo puse en el modo de descongelar) y de poco tiempo en poco tiempo (como mucho unos 30 segundos) ir derritiéndolos con cuidado de que no se quemen. Para evitar riesgos también se pueden derretir al baño María.

6. Si los Candy Melts derretidos están demasiado espesos se le puede añadir algún aceite de tipo vegetal. Yo sólo tenía aceite de oliva virgen extra y aceite de girasol (que fue la que usé). Se añade muy poco a poco (una cucharadita de postre como mucho) y se mezcla bien, si sigue espeso se añade otro poquito hasta conseguir la textura adecuada.  Si estuvieran demasiado espesos al sumergir los cuerpos de las mariquitas no quedarían lisos, quedarían algo así:


7. Sumergir los cuerpos de las mariquitas e ir colocándolos en una bandeja para que se vaya secando. Si los Candy Melts están bien líquidos quedará algo parecido a esto:


8. Con los cuerpos de mariquita ya rojos y secos, derretir los Candy Melts negros de forma similar a los Candy Melts rojos. En este caso no usé aceite, aunque estaba espeso lo usé así introduciéndolo en una manga con la boquilla redonda y fina. Con ella dibujé la cara, la raya al medio y las manchitas tipicas de las mariquitas. Fue un poco difícil de trabajar con ello porque el Candy Melt se iba secando en la boquilla y cada poco tenía que estar desatascando y volviendo a calentarlo.. Por eso pienso que habría sido todo muchísimo más fácil con el rotulador negro. Y si ya hubiera conseguido el confeti de color negro mejor, porque serían las manchitas.

9. Con el Candy Melt negro ya seco se van pegando los ojos. Los ojos son bolitas de chocolate blanco, los he mojado un poquito en el Candy Melt negro y así se pegan.

El resultado:











Después de darle un mordisquito:


Por último quería decirle a mi amiga: ¡¡muchas gracias por el libro!! Espero que muy pronto los puedas probar.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Whoopie pies de fresa



Este fin de semana nos invitaron a comer así que decidí hacer algo para el postre, no tuve que pensarlo mucho porque desde que vi esta receta tenía ganas de probar los Whoopie Pies. Como los últimos postres que he hecho han sido de chocolate decidí cambiar de sabor y ya que tenía la esencia de fresa recien comprada decidí probarla. Nos ha gustado bastante, así que posiblemente probaré con otros sabores.

Como curiosidad el origen de estos pastelitos es de los Amish americanos; cuando las amas de casa hacían bizcocho usaban lo que sobraba para hacer estos sandwiches y se lo metían a sus maridos con la comida que llevaban al trabajo, cuando ellos comían y veían el postre exclamaban "whoopie".



Para hacer el bizcocho exterior (saldrán unos 12 pastelillos) he usado:
  • 160 gr de haria
  • 1 cucharadita de postre de levadura en polvo
  • 60 gr de mantequilla (a ser posible a temperatura ambiente)
  • 50 gr de azúcar normal
  • 40 gr de azúcar moreno
  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharadita de postre de esencia de fresa
  • 120 ml de leche
  • 1 cucharada de Nesquik de fresa (opcional)
  • Un poco de colorante rojo

Antes de empezar es importante poner a precalentar el horno a 175ºC. Yo usé un  molde de cupcakes para hacerlos y que quedaran todos igual; pero se puede hacer sin él, en este caso forrar con papel de horno el molde o bandeja que se vaya a usar.

Se mezclan la harina y la levadura en un recipiente mezclandolo un poco y se reserva.

En un recipiente amplio se pone la mantequilla (si no está a temperatura ambiente se trocea en cachitos muy pequeños) y se bate con las varillas de la batidora hasta que quede ligera; después añadir el azúcar (tanto el normal como el moreno) y seguir batiendo con las varillas hasta que no se note los granos de azúcar y quede bien integrado (unos 3 minutos). Añadir la yema de huevo y la esencia de fresa hasta que se integre bien.

Coger 1/3 de la mezcla de harina y levadura y verterla sobre la mezcla anterior de mantequilla mezclándolo bien con las varillas a velocidad baja hasta que esté bien integrado. A continuación añadir la mitad de la leche mezclándo también con las varillas hasta que esté integrado. Seguir con otro tercio de la mezcla de harina, después la otra mitad de leche y por último el tercio que quedará de harina. Al final añadir si se desea el Nesquik de fresa.

Repartir la masa obtenida en 24 moldes para cupcakes o en 24 montoncitos si no se usan los moldes. En el último caso tener cuidado de dejar una separación entre ellos porque crecerán y se expanderán. Introducir en el horno entre 10-15 minutos dependerá del horno.

Es muy importante que hayan enfriado antes de rellenarlos.


Para el relleno de fresa he usado:
  • 200 ml de nata para montar
  • 1/4 sobre de gelatina de fresa
  • un poco de azúcar

Se mezcla todo junto y se monta la nata.  Se introduce en la manga y se rellenan los Whoopie pies.


miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tarta: Mousse de dos chocolates


Cuando voy a mi pueblo me gusta hacer algún postre, mi hermana me suele pedir esta tarta. La verdad es que muchas veces voy para un fin de semana y quiero hacer mil cosas, y al final no puedo cocinar nada.

Su cumpleaños coincidió con mis vacaciones allí. Aunque no paré ni un día cuando me pidió que se la hiciera por su cumple no pude negarme y saqué un hueco como pude. Sólo con ver su cara de felicidad al ver la tarta compensa con creces.

Esta receta la probé hace ya algún tiempo cuando buscaba una tarta parecida a la tarta Cookie del VIPS que ya no tienen en la carta. Esa tarta era mi perdición, me dio mucha pena el día que fui a merendar y vi que la habían retirado. Esta no es igual pero tampoco está nada mal, la receta original es del blog "Las comiditas de Cris" y la podéis consultar aquí.


La base la he hecho con galletas oreo:
  • Unas 15 galletas oreo
  • Mantequilla

Se muelen las galletas oreo, yo no les quito el relleno para molerlas. Lo suelo hacer o con un molinillo de café limpio o con el accesorio picador de la batidora.

Después de moler las galletas, derrito un poco de mantequilla en el microondas. Lo pongo muy poco tiempo (unos 15 segundos) y si es necesario lo vuelvo a meter otro poco hasta que esté fundida para que no se queme. No puedo decir la cantidad exacta yo voy añadiendo poco a poco a las galletas molidas justo hasta que compacte.

Con la masa obtenida cubro la base de un molde desmoldable, apretando bien y procurando que quede lo más uniforme posible. Lo suelo guardar en la nevera para que endurezca un poquito.


Continuamos con la capa de chocolate blanco, para ello necesitamos:
  • 500 ml de nata para montar
  • 3 claras de huevo
  • 150 gramos de chocolate blanco, yo usé cobertura de chocolate blanco. Trocearlo
  • 150 ml de leche
  • 1 sobre de gelatina neutra - es el equivalente a 6 hojas de gelatina
  • 50 gramos de azúcar.

Antes de nada yo pongo a hidratar la gelatina en agua fría.

Se pone a calentar la leche con el chocolate blanco troceado a fuego no muy fuerte; se va removiendo continuamente para que no se pegue hasta que hierva. Cuando hierva se retira del fuego y se le añade la gelatina hidratada (cuidado para que al menos haya estado hidratándose 5 minutos) removiendo hasta que la gelatina se disuelva completamente. Se deja reservado para que vaya enfriando un poquito.

Mientras enfría se monta la nata con el azúcar, se reserva también (a ser posible en la nevera). Se montan las claras a punto de nieve.

Cuando la mezcla de chocolate esté templada (no demasiado fría porque si no solidifica, en este caso se puede volver a calentar a ser posible al baño María y se volverá a fundir) se le añade poco a poco la nata montada removiendo con movimientos envolventes hasta que esté todo bien mezclado. Revisar las claras y si han bajado algo volver a montarlas bien, añadir a la mezcla anterior también poco a poco y con movimientos envolventes hasta que esté todo bien integrado.

Se vierte la mezcla sobre la base en el molde. Se guarda en la nevera, para que vaya cuajando; si es posible se guarda en el congelador hasta que tengamos lista la siguiente capa para que cuaje antes.

Esta vez no lo he hecho pero a veces antes de continuar con la siguiente capa de chocolate negro le pongo varios agujeros de filipinos blancos.



Por último para la capa de chocolate negro, necesitaremos:
  • 500 ml de nata para montar
  • 3 claras de huevo
  • 150 gramos de chocolate negro, yo usé el Nestlé Postres. Trocearlo
  • 150 ml de leche
  • 1 sobre de gelatina neutra - es el equivalente a 6 hojas de gelatina
  • 50 gramos de azúcar.

Esta capa se hace exactamente igual que la de chocolate blanco sustituyéndolo por chocolate negro.

Una vez hecha la capa asegurarse de que la capa anterior ha cuajado para que no se deshaga al verter esta nueva capa.

Se guarda en la nevera, es mejor hacerla el día antes. Yo la suelo cubrir con film transparente para que no coja olores o sabores extraños. Esta vez al poner el film se me pegó un poco y esto hizo que la superficie de la tarta no quedara uniforme así que la cubrí de fideos de chocolate negro para disimularlo.

Como era para un cumple quería escribir algo así que fundí un poco de chocolate blanco e hice un cono con papel de horno donde introduje el chocolate fundido. Corté la punta del cono y escribí con él. No tengo mucha práctica y no quedó muy bien, pero dicen por ahí que lo cuenta es la intención ¿no?