miércoles, 7 de diciembre de 2011

Panda Cake Pops


Hogar dulce hogar como lo echo de menos.. Cuando vuelvo a "casa" todo es distinto pero el tiempo pasa tan rápido cuando estás tan a gustito.. Allí no me cuesta nada ponerme y pasarme horas haciendo, por ejemplo, estos ositos y ositas.. La verdad es que fue un poco más laborioso de lo que esperaba, pero con un poco de paciencia salió.


Tras el éxito en casa de las mariquitas tenía que repetirlas y por variar un poquito cambié el modelo, esta vez han sido ositos panda. La idea también la saqué del libro de Cake Pops de Bakerella.


Hubo algún problemilla que me obligó a improvisar, como por ejemplo el rotulador negro se estropeó y no pude pintar las manchas de los ojos ni las boquitas.. Tuve que sustituirlo por Candy Melts negros y no se pudo hacer tan preciso pero bueno.


Para hacer Panda Cake Pops se necesita; para unos 15:
  • 200 gr de bizcocho, yo usé el mismo que para las mariquitas. La receta la podéis ver aquí.
  • 100 gr de nocilla
  • 30 m&m negros
  • 30 confetis blancos, yo no tenía..
  • 15 corazones de azúcar: negros para los ositos, rosas para las ositas
  • rotulador comestible negro
  • Candy Melts blancos
  • Candy Melts negros (porque se me estropeó el rotulador negro)
  • 15 palitos de piruleta
  • Para el lacito de cada osita: dos corazones de azúcar rosa y un confeti rosa
1. Hacer migas el bizcocho, después añadirle la nocilla y mezclarlo bien.

2. Con la masa obtenida se hacen bolitas de unos 20 gr cada una y se van colocando en una bandeja.

3. Cubrir las bolitas con film transparente y guardar en el congelador unos 15 minutos.

4. Fundir los Candy Melts blancos, se puede hacer al baño María o en el microondas. Una vez fundidos deben estar fluidos, yo le añadí un poco de aceite de girasol (poco a poco) y lo fui removiendo hasta que tenía la textura adecuada.

5. Introducir la punta de un palito de piruleta en los Candy Melts fundidos y clavarlo en una de las bolitas. Más o menos hasta la mitad, si se mete demasiado se puede romper y si es poco con el peso también se puede romper. Luego se clavan en un corcho para que seque. Seguir con el resto de las bolitas.

6. Coger uno de los chupa-chus de bizcocho y sumergirlo en los Candy Melts fundidos, ir dando toques mientras se dan vueltas para que vaya soltando el exceso.

Por si hubiera alguna duda os recomiendo echar un vistazo a este video de Bakerella, aunque está en inglés se puede ver como lo va haciendo ella ya que una imagen vale más que mil palabras...


7. Para comenzar a decorar (tiene que estar bien seca la cobertura de Candy Melts) empecé pegando la nariz para ello con un palillo pongo un poco de Candy Melts fundidos en un lado de un corazón y lo pego más o menos en el centro. Yo hice la mitad ositos pegando un corazón de azúcar negro (como no tenía pinté corazones de colores de negro con un rotulador negro comestible) y la otra mitad ositas con corazones de azúcar rosas.

8. Las manchas de los ojos y la boca los hice con Candy Melts negros fundidos con la ayuda de un palillo y muchísima paciencia. Esto fue porque el rotulador negro se me acabó entre pintar corazones de azúcar y los m&m (que no encontré de color negro).

9. Los ojos son confeti de azúcar blanco, los pegué de forma similar a las narices. Mis confetis en realidad eran amarillos porque en el bote que tenía en casa no había blancos, así que les puse un poco de Candy Melt blanco por encima. La pupila la pinté con un palillo mojado en Candy Melts negros fundido.

10. Las orejas son m&m, como no había negros pinté los de color marrón con rotulador negro comestible. Hay que cortar con un cuchillo más o menos 1/3. Para pegarlos les puse en el corte un poco de Candy Melts blancos fundidos con la ayuda de un palillo.

11. Para las ositas les pegué un lacito rosa entre el ojo de la derecha y la oreja. Para ello pegué dos corazones de azúcar rosa de forma opuesta de forma similar a las narices y un confeti de azúcar del mismo color justo donde se unen los corazones.


sábado, 3 de diciembre de 2011

Profiteroles de nata y chocolate


El domingo pasado quería dar una sorpresilla con el postre y mientras preparaba la comida pensaba, ¿qué puedo hacer? El problema no era la falta de ideas sino que tenía demasiadas, hay tantas cosas que quiero hacer.. Al final me decidí por los profiteroles, el siguiente reto era pensar como decorarlos y tanto lo pensé que al final se me echaba el tiempo encima así que me tuve que ir a lo fácil: rellenos de nata y cubiertos de chocolate.


Para hacer la masa de los profiteroles (masa choux, me salieron siete) se necesita:
  • 20 gr de mantequilla
  • 66 ml de agua, yo lo pesé con la báscula son 66 gr
  • 33 gr de harina
  • 1 huevo

1. Calentar en un cacito el agua con la mantequilla, hasta que la mantequilla se derrita y la mezcla hierva bien por toda la superficie.

2. Cuando hierva bien se aparta del fuego y se echa encima toda la harina de golpe. A continuación se le da vueltas con una cuchara de madera para que se mezcle todo.

3. Se vuelve a poner al fuego y se continua dando vueltas hasta que espese bien y la mezcla se despegue a las paredes del cazo.

4. Poner la mezcla del cazo en un recipiente limpio y dejar enfriar un poco.

5. Mientras batir el huevo un poquito. De que haya enfriado algo (no tiene que estar frío yo lo dejé unos 10 minutos) se va añadiendo un poquito de huevo y se le da vueltas con la cuchara de madera hasta que se integre bien. Se añade otro poquito de huevo y se hace lo mismo; y así hasta que se termina el huevo.

6. Se coloca la masa en la manga (yo usé una bolsa y le corté una punta) y se hacen montoncitos sobre una bandeja para el horno (recomiendo poner papel de hornear encima de la bandeja para evitar que se pegue). Hay que tener en cuenta que crecen bastante así que no hay que ponerlos muy juntos.

7. Se introducen en el horno a 170ºC (que debemos tener precalentado) durante 20 minutos.

8. Una vez pasados los 20 minutos, cuando estén hechos los profiteroles se apaga el horno pero no se sacan ni se abre la puerta. Los dejaremos en el horno apagado unos 15 minutos (sino corremos el riesgo de que se bajen). Después de sacan del horno y dejan enfriar bien.



Para rellenarlos he usado:
  • 200 ml de nata para montar
  • azúcar al gusto.

1. Cuando los profiteroles estén fríos se abren a la mitad, por dentro estarán huecos.

2. Montar la nata con el azúcar.

3. Rellenar con la nata con la ayuda de la manga. Yo por no sacarla lo hice con la ayuda de una cucharilla de postre.




Para la cobertura he usado:
  • 50 gr de chocolate
  • un poquito (muy poco) de mantequilla

1. Se funde al baño María el chocolate con la mantequilla.

2. Con una cucharilla de postre se le va poniendo por encima de los profiteroles.

3. Se guardan en la nevera hasta que se vayan a comer..